Siempre decimos que no hay segundas partes buenas y en este caso todo parece indicar que el dicho no se va a cumplir.